Massachusetts Daily Collegian

Princeton Review coloca a UMass en las primeras 50 universidades “verdes”

By Rebecca Duke Wiesenberg

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Escrito Por Rebecca Duke Wiesenberg

Miembro de Collegian

Traducido por Nick Remillard

Editado por Celia Rodriguez-Tejuca

 

La universidad de Massachusetts ha sido reconocida por su compromiso con la sostenibilidad.  Según la guía de Princenton Review, UMass clasificó en el número 42 entre las 375 universidades más “verdes”. UMass también mantuvo un buen lugar en 2015 y 2016.

La universidad se ha comprometido con la sostenibilidad en sus facetas académica y social. Las iniciativas en el campus incluyen un programa para compartir bicicletas, otro para el reciclaje y el compost, y un sistema para la construcción sostenible.

“Básicamente, el planteamiento de la universidad es un enfoque extenso e integrado en su compromiso con la sostenibilidad,” dijo Ed Blaguszewski, director ejecutivo de comunicaciones de UMass.

“Ya sea a través de negocios de alta eficiencia, o del acceso a comida de origen local, nosotros avanzamos en una variedad de frentes; lo importante es la manera en que estudiantes y profesores viven en UMass de un modo sostenible.”

Una construcción de importancia es el recientemente construido edificio de diseño. Blaguszewski se refirió a este edificio no solo como “monumento y prototipo de la construcción sostenible” sino como “oportunidad para estudiantes y profesores para realizar juntos un trabajo que cambie el mundo.”

La oportunidad de trabajar en el edificio de diseño es una de las tantas iniciativas sostenibles, referida por Blaguszewski como un “robusto modelo académico” implementado en el espacio del aula.

De las 90 especialidades que los estudiantes universitarios pueden elegir, cerca de 25 están relacionadas con la sostenibilidad. El número de cursos en la Facultad de Agricultura Stockbridge ha aumentado. Además, hay tres programas de postgrado y un programa acelerado de maestría relacionados con este tema.

Blaguszewski adjudica todas estas iniciativas a la misión de UMass como institución.

“La sostenibilidad es parte de nuestros valores fundamentales. La universidad cree en ella. Es vital para el éxito de la universidad y para el desarrollo y la supervivencia de nuestro planeta a largo plazo. Por la prosperidad de la universidad, del país y del mundo, necesitamos comprometernos con la sostenibilidad,” dijo Blaguszewski.

“Nosotros somos una pequeña parte del mundo con mucho por lograr,” continuó Blaguszewski.

Chris Clark, estudiante de segundo año de Ciencia Ambiental con una concentración en Política Ambiental, quien además fue subsecretario de sostenibilidad y es el actual jefe de SGA, no se sorprendió con el lugar obtenido por UMass.

Pero con la prevalencia de botellas plásticas de agua en el campus y el contrato de UMass con Coca Cola, él cuestiona el grado del compromiso de la universidad.

“Ellos necesitan prohibir las botellas plásticas y reevaluar el contrato con Coca Cola. Si nosotros somos tan sostenibles, ¿porque todavía estamos usando botellas plásticas? Si sabemos que ellos [Coca Cola] contaminan el planeta, ¿por qué establecemos este contrato con ellos?,” Clark preguntó.

“Sí, es bueno que estas personas estén diciendo que están preocupados, pero es tiempo de comprometerse completamente y hacer algo,” dijo Clark.

Ainsley Brosnan-Smith, estudiante de Conservación de Recursos Naturales, no puede ver a UMass entre “las diez universidades más sostenibles en un futuro cercano”.

“Los esfuerzos para reciclar, especialmente en las residencias estudiantiles, no son tan buenos y la mayoría de los materiales reciclables van al mismo lugar que el resto de la basura,” dijo Brosnan-Smith.

Clark propuso que la universidad apoyase el Fondo de Sostenibilidad, Innovación y Compromiso (SIEF).

“La única cosa que yo desearía que la universidad hiciera sería que continuara contribuyendo con el Fondo de Sostenibilidad, Innovación y Compromiso. El SIEF empodera a los estudiantes y les ofrece recursos; pero, desafortunadamente, este fondo no tiene suficiente dinero para mantenerse. Ahora mismo está casi sin dinero. Sin el fondo, todos los movimientos ‘verdes’ se desintegrarán,” dijo Clark.

“El futuro de la iniciativa está abajo el control de la administración. Si ellos quieren continuar comercializando la imagen de una “UMass sostenible” para aumentar los niveles de admisión y ganancias, entonces necesitan invertir en su discurso y ayudarnos a reciclar, a reducir nuestra dependencia del plástico y a limitar las emisiones de gases con efecto invernadero,” dijo Brosnan-Smith.

Rebecca Duke Wiesenberg puede ser contactada en [email protected]

About the Writer
Rebecca Duke Wiesenberg, Translations Editor

Rebecca Duke Wiesenberg is a junior who has been working at the Collegian since Spring 2017. Beginning as an Op/Ed contributor, she then joined the news...

Leave a Comment

If you want a picture to show with your comment, go get a gravatar.