Los comedores Berkshire y Worcester cancelan servicio late-night durante los fines de semana

Anuncio de cambio del servicio extendido del comedor genera reacciones en los estudiantes

%28Caroline+O%27Connor%2FDaily+Collegian%29
Back to Article
Back to Article

Los comedores Berkshire y Worcester cancelan servicio late-night durante los fines de semana

(Caroline O'Connor/Daily Collegian)

(Caroline O'Connor/Daily Collegian)

(Caroline O'Connor/Daily Collegian)

(Caroline O'Connor/Daily Collegian)

By Chris McLaughlin, Xenia Ariñez, and Celia Rodríguez-Tejuca

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Anuncio de cambio del servicio extendido del comedor genera reacciones
en los estudiantesLos estudiantes que regresaron a la Universidad de Massachusetts se vieron sorprendidos recientemente al conocer que, a partir de otoño de 2018, los comedores Worcester y Berkshire  ya no contarán con el tradicional servicio the horario extendido (
late-night), sino más bien con una versión modificada del mismo.

Muchos estudiantes se enteraron del cambio a través de un post publicado el 7 de septiembre en la popular página de Facebook “Overheard at UMass” (“Lo escuché en UMass”), escrito por Alyx “Eris” Tsukino, estudiante de Estudios Clásicos de último año. El post, que simplemente decía “Berk y Worcester ya no harán “late night” los viernes/sábados”, provocó más de 220 reacciones, en su mayoría de disgusto, ante la noticia, con varias reacciones de emojis enojados, boquiabiertos y llorando.

“Siento que es inapropiado que la universidad haya hecho esto. Con los comedores ya siendo inaccesibles para los que no pueden pagar un plan de comidas, la reducción del servicio es completamente ridícula. Estamos pagando por menos disponibilidad”, escribió Tsukino en una declaración directa.

Garett DiStefano, el Director de Empresas Auxiliares de Servicios de Comida Residenciales, se tomó el tiempo de abordar las preocupaciones expresadas por los estudiantes que vieron cambios en su experiencia de comedor late-night los fines de semana.

DiStefano admitió la metida de la pata de parte de UMass Dining al no difundir el mensaje apropiadamente.  “Lo que no hicimos bien en esta situación en particular fue no hablar con gente como ustedes, no hablamos con los medios, no intentamos llegar a un entendimiento sobre el porqué de lo que estábamos haciendo. Una vez que lo explicamos un poco mejor, la reacción era ‘wow, en realidad esto es bastante bueno’”.

“Modificamos el servicio late night de Berkshire”, explicó DiStefano. “En realidad pueden sacar comida de Berkshire tarde en la noche los viernes y sábados. Es una versión modificada, lujosa, de Grab n´ Go que oferta la misma comida del comedor —en un lugar más pequeño, por una variedad de diferentes razones.” Según DiStefano, estas razones incluyen quitar el espacio de media hora entre el servicio normal de cena y el servicio late-night, lo cual simplifica el proceso de reducción de los tiempos de espera y las filas. Añadió que esta decisión está correlacionada con el hecho de que el comedor Hampshire ahora cierra una hora antes que en semestres anteriores. “La única razón por la que [UMass Dining] mantenía Hampshire abierto hasta las 10 p.m., fue porque cerrábamos [Hampshire] a las 9 p.m. y reabríamos a las 9:30 p.m… Así que dijimos, ´Ok, simplemente cerraremos [Hampshire] a las 9 p.m. y dejaremos Berkshire abierto hasta la medianoche de manera continua.”

Sin embargo, clientes del late-night de Berk tenían alguna preocupaciones y preguntas sin resolver respecto a los cambios. La estudiante de segundo año de Sociología, Sara Walter, ve las cenas late-night servidas en la mesa como una oportunidad para juntarse con amigos durante los fines semana. “Quitar [late-night] quita tiempo pasado con amigos”, añadiendo, “tengo más de cuatro amigos y no puedo recibirlos a todos en mi cuarto”, en referencia a las restricciones impuestas por la política de invitados de la oficina de vida residencial de UMass.

Myung Jin Hinsley, un estudiante de Recursos Económicos de segundo año, describió la cancelación declarando que los comedores “no deberían cerrar durante sus horas más ocupadas”; mientras que otro estudiante de segundo año, Erick Kangethe, actualmente en el camino exploratorio del Colegio de Ciencias Naturales, tuvo menos escrúpulos sobre el cambio.

“Dos días no hacen tanta diferencia y todos salen los fines de semana de cualquier forma”, dijo Kangethe.

En un esfuerzo de apaciguar estas dudas, DiStefano aclaró, “si quieren usar el área de camareros y comer y quedarse ahí, lleven su comida ahí, hagan lo que quieran hacer. Si quieren volver a sus cuartos, también es su decisión”.

Sin embargo, DiStefano abordó el hecho de que el comedor Worcester en efecto cesaría sus operaciones típicas de late-night los viernes y sábados por la noche. “Worcester es una historia diferente. Late-night durante viernes y sábado era muy, muy lento”, dijo.

“La decisión en la parte norte del campus fue completamente diferente, porque no estábamos recibiendo el volumen que necesitábamos recibir”, DiStefano mencionó, “en Berk el volumen de estudiantes en horarios late-night es casi tres veces superior al de Worcester durante la semana, cuando las cosas están un poco activas”.

DiStefano ofreció Chicken & Co., localizado en el comedor Worcester, y el camión de comidas BabyBerk, que normalmente parquea sobre la calle North Pleasant, como alternativas para los estudiantes que viven o visitan el sector norte del campus.

Tsukino ve esto como un problema y declara “abrir un solo Night Owl Café en Berkshire completamente aparta a los residentes del campus que no viven en [el área residencial de] Southwest y que no pueden hacer el viaje”. Tsukino criticó además la decisión: “[La universidad está haciendo] cambios a puertas cerradas y los afectados no tienen voz al respecto.”

DiStefano se opuso a esta idea revelando “tenemos un grupo de estudiantes embajadores. Son 24 o 26 estudiantes de primer, segundo, tercer, y cuarto años. Creo que hasta tenemos un estudiante de maestría. Son muy heterogéneos cuando se trata de su historial”.

“Los usamos en casos de evaluaciones para nuestras comidas; casi como los compradores misteriosos, vienen y solo nosotros sabemos quienes son realmente y nos pueden decir con bastante seguridad qué está pasando”. DiStefano añadió, “[Los estudiantes] necesitan tener una voz, y la tienen cuando tomamos algunas decisiones, así como en las redes sociales, y en todo tipo de otras cosas.”

DiStefano concluyó, “al escuchar las reacciones y preocupaciones de los estudiantes, mejoramos nuestro desempeño. Y, en segundo lugar, siento que a los estudiantes les importa su programa de alimentación —que esto es algo importante para ellos.”

Chris McLaughlin puede ser contactado en [email protected] y seguido en Twitter @ChrisMcLJournal.

Xenia Ariñez es traductora de español para el Collegian y puede ser contactada en [email protected]

Celia Rodríguez-Tejuca es editora de Español para el Collegian y puede ser contactada a través de su correo electrónico [email protected].