Tratemos

Los jóvenes aún tienen resolución

%28Will+Katcher%2F+Daily+Collegian%29
Back to Article
Back to Article

Tratemos

(Will Katcher/ Daily Collegian)

(Will Katcher/ Daily Collegian)

(Will Katcher/ Daily Collegian)

(Will Katcher/ Daily Collegian)

By James Mazarakis, Adrelys Mateo Santana, and Adriana Rozas

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Mi familia me ha sugerido que me vaya del país. Probablemente tampoco soy el único joven que ha escuchado eso.

La confirmación del ahora juez Brett Kavanaugh es el último evento de apariencia apocalíptica, y para los padres que anhelan seguridad y justicia para sus hijos, no me inclino a discutirles sus razones. Sin embargo, ya los he escuchado a todos: parece que nada cambia; que ninguna cantidad de alboroto o campaña parece afectar el cálculo político que ocurre en el Capitolio y en la Casa Blanca; y por supuesto, que América se acabó.

Tal vez así sea. Pero nosotros, los jóvenes, deberíamos tener la oportunidad de hacer algo al respecto.

Sin duda sentimos estas frustraciones. Pero cuando las generaciones pasadas de personas que nos apoyan se obsesionan con esa desesperanza, erosiona la confianza y alimenta los estereotipos liberales. Si la izquierda, o cualquiera que se oponga a la administración actual, quiere ganar más elecciones o ser parte de la solución, debemos reconocer las oportunidades que tenemos ante nosotros. La resolución de esta generación es una de ellas y estoy empezando a pensar que es la única forma de salir de estos tiempos oscuros.

Parte de la razón para esta resolución es que nuestro futuro está aquí. Una gran mayoría de esta generación no se va a ir. Nuestros amigos, nuestra cultura y nuestras oportunidades están vinculados a este país terriblemente defectuoso. Mudarse es difícil y costoso. Claro, algunos tienen un llamado a otros países, y los apoyo para que persigan sus sueños. Pero, por mi parte, no sé por dónde empezar; he puesto demasiado esfuerzo en mi vida de joven para entender a los estadounidenses, entender nuestra política y entender nuestros problemas.

Además, a medida que estos instintos de supervivencia se activan, no podemos ignorar el riesgo de “vuelo blanco” en este asunto. Este fenómeno real es un componente clave de la historia de la demografía y la planificación de la ciudad: cuando las comunidades comienzan a deteriorarse, las personas con más medios para irse se irán. Tengo el privilegio de considerar abandonar este país, pero muchos de mis amigos y colegas simplemente no tienen esa opción. Abandonar ahora sería romper la solidaridad y dejar a las personas con menos recursos para manejar una situación terrible solos. Muchos de nosotros queremos quedarnos por esa misma razón.

La resolución no es inherente, se obtiene. Una implicación común es que la esperanza llama a tu puerta. Eso es absolutamente falso, debes encontrarlo tú mismo. Puede encontrarlo mientras lee sobre una persona, una familia o una comunidad que hace un cambio pequeño pero importante. O puede encontrarlo visitando un aula, viendo a los jóvenes debatir sobre política mejor que algunos políticos en la televisión.

También puedes encontrar positividad en historias más grandes. El entusiasmo de los votantes es uno. Durante el día del Registro Nacional de Votantes, casi un millón de estadounidenses se agregaron a las listas de votantes, y eso no incluye los meses de trabajo que los grupos de trabajo han estado invirtiendo en el registro de los jóvenes. Curiosamente, no veo a estos organizadores, algunos de ellos más jóvenes que yo, dudar de su trabajo por un segundo. Incluso si no tienen éxito, están intentando algo, y eso da esperanza.

En la izquierda, muchos jóvenes acuden a políticos como Bernie Sanders, Alexandria Ocasio-Cortes y Beto O’Rourke, quienes, a pesar de ser imperfectos, generan optimismo a partir de problemas terribles, reconocen la diversidad e invocan el patriotismo de estar involucrados en el proceso político. A los ojos de estos líderes, siempre hay una manera de hacer una diferencia, si no en la arena política, en nuestras comunidades.

Sin embargo, no estoy aquí para repetir el tema  sobre cómo los jóvenes necesitan una visión para movilizarse. Corre más profundo que eso. La resolución de cambiar es una visión del mundo: es la única salida para los jóvenes. Algunos de nosotros somos pesimistas también. Pero incluso los pesimistas saben cuáles son los problemas. Es por eso que muchos están desesperados por un líder que demuestre una columna vertebral, practiquen el compromiso de la comunidad y se nieguen a tolerar la falta de respeto. Representa la esperanza. Desafía el derrotismo.

No tenemos una idea de cómo será este país cuando seamos padres y abuelos. No necesitamos que nos digan que no hay nada que podamos hacer, nuestro mundo es diferente al de las generaciones anteriores. No importa lo que hagamos, colectivamente o individualmente, somos parte de un experimento, y seguiremos experimentando. No hay mucho más que hacer. En su mayor parte, estamos aquí para el largo plazo.

Aquellos de nosotros que creemos en protestar vamos a seguir adelante. Aquellos de nosotros que estamos tratando de formar diálogos a lo largo del pasillo vamos a seguir adelante. Aquellos de nosotros que estamos trabajando para cambiar el sistema de justicia de abajo hacia arriba vamos a seguir adelante. Y aquellos de nosotros que estamos tratando de que millones de jóvenes voten, seguiremos adelante. También debería ser así.

No nos pesa escuchar cómo el sistema nunca cambia. La historia está ahí para que la veamos, eso lo sabemos. Pero todavía somos lo suficientemente jóvenes como para querer tener una conversación sobre lo que viene después. Vamos a tenerla.

James Mazarakis es un columnista colegiado y se puede contactar a su correo electronico [email protected].

Mateo Santana es traductora de español para el Collegian y puede ser contactada a través de su correo electrónico [email protected] 

Adriana Rozas es editora de español para el Collegian y puede ser contactada a través de su correo electrónico [email protected]