El Sindicato RAPM llega a un acuerdo contractual con UMass

Los miembros han trabajado sin contrato durante 287 días

%28Irina+Costache%2F+Daily+Collegian%29
Back to Article
Back to Article

El Sindicato RAPM llega a un acuerdo contractual con UMass

(Irina Costache/ Daily Collegian)

(Irina Costache/ Daily Collegian)

(Irina Costache/ Daily Collegian)

(Irina Costache/ Daily Collegian)

By Michael Connors, Editor asistente de noticias

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Miembros del Sindicato de Asistentes de Residencia y Mentores de la Universidad de Massachusetts cancelaron la protesta el viernes tras llegar a un acuerdo contractual preliminar con la Universidad.

La protesta, que pretendía ser una sentada en la oficina del Vicerrector para Asuntos Estudiantiles y Vida en el Campus Enku Gelaye en el Edificio Administrativo Whitmore, se canceló después de que las negociaciones a altas horas de la noche con los gerentes llegaran a un acuerdo, se indica en un comunicado.

El resultado llega tras casi 16 meses de negociaciones con la universidad y 287 días después de que el último contrato del sindicato expirara, según el comunicado. En lugar de protestar, los simpatizantes y miembros del sindicato se unieron en Hampshire House el viernes por la tarde para celebrarlo.

Marissa Mackson, copresidenta del sindicato, dijo que un funcionario de la administración se dirigió a la dirección del sindicato el jueves por la noche en un intento de solucionar las negociaciones y evitar la protesta. La Universidad y el sindicato necesitan todavía finalizar los detalles antes de que el acuerdo se haga oficial y el sindicato ratifique el nuevo contrato, dijo.

“Por esa razón hemos conseguido nuestro objetivo y ya no necesitamos la sentada”, dijo Mackson en referencia al acuerdo.

Mackson dijo que la administración reconoció alguna de las demandas claves por las que el sindicato ha estado presionando, incluyendo los pagos retroactivos a los Asistentes de Residencia y Mentores que no han tenido aumentos durante el pasado año debido a la falta de contrato, un entrenamiento para responder contra el racismo, y una reestructuración de alojamiento en el campus para miembros del sindicato.

Junto con la congelación de los precios de los planes de comida para Asistentes de Residencia y Mentores, el sindicato logró también evitar los uniformes reglamentarios y las horas extras de servicio durante los fines de semana, según el acuerdo.

El sindicato llegó también a un acuerdo en un aumento de los salarios durante un periodo de tres años, hasta $15.45 dólares la hora en el tercer año, dijo Mackson.

Mitchel Manning, un representante negociador del sindicato explicó que en lugar de recibir alojamiento como parte de los beneficios a los Asistentes de Residencia y Mentores, los miembros podrían ahora tener la opción de pagar una tarifa de descuento en sus facturas administrativas o como parte de una deducción en su nómina.

El descuento llegaría a un 25 por ciento para Asistentes nuevos, y un 30 por ciento para trabajadores veteranos, dijo Manning. Este cambió permitiría a algunos miembros que reciben una ayuda financiera usar ese dinero para el alojamiento, para luego poder quedarse el dinero de los sueldos para ellos, dijo.

Además de subidas salariales y descuentos, un Mentor veterano que decidiera pagar por el alojamiento a través de las facturas administrativas tendría una aumento de 2,500 dólares, dijo.

Incluso si un miembro elige pagar por alojamiento a través de las deducciones en su nómina, Manning defendió que este método podría todavía permitir un aumento de alrededor de un 10 por ciento, o aproximadamente 400 dólares extra para los Asistentes de Residencia.

“Realmente no cambia las cosas. Si a las personas les gustó antes, ahora pueden simplemente elegir la deducción del costo de su habitación de sus pagas durante el año completo. Así que será esencialmente lo mismo que había antes”, dijo Manning.

Desde que la Universidad ha visto aumentados sus casos de racismo en el campus, Mackson explicó que el entrenamiento a Asistentes de Residencia y Mentores en relación a estos temas era un acuerdo importante para alcanzar con la Universidad.

Mackson dijo que fue sancionada por sus supervisores por no responder a un incidente racista en su residencia utilizando el protocolo adecuado. Ella dijo que esto podría ser corregido para otros Asistentes de Residencia en situaciones similares en el futuro con un entrenamiento adecuado.

“Me sentí culpable de que esa persona no viera justicia porque yo no estaba lo suficientemente bien entrenada para manejar estos casos”, dijo. “Si a la Universidad le importa que los Asitentes de Residencia y los Mentores creen comunidades inclusivas, entonces deben prepararnos para controlarlo cuando las cosas no son inclusivas”.

Pero incluso a través de la música de celebración y el pan Challah, Mackson dijo que aún sentía cierto recelo por festejarlo tan rápido. La unión ya había encontrado algunas discrepancias entre el borrador del contrato propuesto y el de la Universidad, dijo.

Si esos detalles no pudieron resolverse durante el fin de semana, Mackson dijo que la afiliación sindical aún podría movilizarse en una manifestación.

“Si aún siguen siendo contradictorios, no dudaremos en llamar a la gente para que venga el lunes a la sentada”, dijo. “Tenemos toda la logística organizada para eso”.

Michael Connors puede ser contactado a través de su correo electrónico [email protected] y seguido en Twitter en @mikepconnors.

Álvaro García es traductor de español y puede ser contactado a través de su correo electrónico [email protected].

Adriana Rozas es la editora de español y puede ser contactada a través de su correo electrónico [email protected]umass.edu.